Una línea sin fin

Ingreso a bloc de notas con el solo objetivo de narrar lo observado cuando caminaba con dirección a mi casa después de dejar a Natalia en el paradero.
Y después del intento fallido que obtuve de que mi brother del alma no escuchara cuando trataba de hacer sonar mi llaves contra su reja. Derrotada, proseguí camino a casa.
Una pareja, o por lo que alcancé a oír, oficialmente ya era una ex pareja. Yacían de pie.
La chica distante decía con la voz entrecortada: “no es porque no te ame, yo te amo, te adoro pero creo que yo no soy para ti ni tú para mí. No quiero verte.
No alcancé a ver el rostro de aquel chico, pero por sus movimientos corporales me hacían notar una cierta inquietud.
Ella que llevaba el cabello recogido de una cola, tenía los ojos rojos, pero sin notar lágrima alguna. El chico no pronunciaba palabras.
Por un momento, ingresaba como extra en una telellorona.
Ella hablaba con una seguridad que envidié. Cuando salí de aquella escena, pasaba por el Psj. José Bernardo y me pregunté: ¿Qué llevo a la chica a tomar esa decisión? ¿Infidelidad? ya que está muy de moda aquello o un simple “ya me aburrí”
Todos los días terminan y empiezas relaciones amorosas, de amistad, atraídas por la anatomía. Una línea sin fin.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: